lunes, 23 de mayo de 2011

Trucos para salir de las deudas

Debido a la inflación y a la globalización son cada vez más las persoans que confrontan dificultades económicas o grandes deudas financieras alrededor del mundo. Es una realidad que diariamente se hace más palpable.

Trucos para salir de deudas

Sin embargo, nos preguntamos ¿Existirá algún truco para poder liberarnos de las deudas y demás presiones economicas? ¿Qué podemos hacer al respecto?




A continuación les proporcionaremos una serie de sugerencias que le pueden ser de utilidad para salir airoso de los problemas económicos:

Ponga todas sus deudas en un papel enorme. Téngalo bien a la vista. Esto servirá de recordatorio perenne y además, será un buen aliciente para frenar sus impulsos de gastar.

Cuando vea en los periódicos o en las tiendas anuncios de ventas especiales, no los examine, a menos que sea algo que tenga necesidad de comprar.

Limite el efectivo que lleva en los viajes. Recuerde que la cantidad generalmente determina cuánto va a gastar.

No emplee el crédito para comprar artículos pequeños. Concéntrese en pagar en efectivo todo, hasta las deudas. De esa forma no contraerá más

Sálgase de su mundo egocéntrico y encuentre un momento en la vida para contribuir a la felicidad de otras.

Cuando esté a punto de comprar, aléjese de la venta. Vayase a dar una vuelta. Tómese una taza de café, o un helado. Luego haga un esfuerzo por cambiar de pensar haciéndose las preguntas: ¿Es que lo necesito? ¿Es tan importante para mí?...

Fíjese una meta para salir de las deudas. El alivio y la paz que sentirá una vez que las elimine servirán para motivarla.

Sea muy cuidadosa al fijar fechas para fiestas donde sabe que tendrá que gastar de más, especialmente si se encuentra corta de dinero.

No deseche cosas que usted considera "trastos viejos". Muchas pueden serle de utilidad a otras. ¿Por qué no hace una venta en el garaje o jardín de su casa? Así podrá usar lo recaudado para saldar deudas.

Aprender a regirse por un presupuesto. ¡No se pase! Vigile cada centavo que gaste.

No contraiga más deudas. Esto es muy importante. ¿Por qué no le hace un llamado a toda la familia para reducir gastos? Declárele la guerra al hábito de gastar, excepto a los desembolsos necesarios como: el pagar por los alimentos, las utilidades y las cuentas de la casa. Mantenga este sistema hasta que salde las deudas. Utilice todo el dinero para abonar lo que tenga atrasado.

Concéntrese en lo que verdaderamente le produce júbilo en la vida. No se sacrifique solamente por lo material.

Si las deudas se han constituido en un grave problema, pondere con cuidado el daño que ocasiona el exceso de gastar. No sólo en el aspecto económico, sino también por los problemas que esto produce en la familia. Sea menos egoísta. Así los eliminará.

Y por último, si su esposo o esposa tiene tendencias a gastar, entonces no sería malo que cada uno tuviese sus cuentas apaite...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada