miércoles, 18 de mayo de 2011

Remedios caseros para los callos

Debido a la constante fricción y la presión, la piel de los pies desarrolla, como medida de defensa, una costra protectora o callosidad que suele aparecer encima de los dedos de los pies, en las articulaciones de las falanges o en forma de engrosamientos en las plantas de los pies y los talones.

Además de ser un problema estético, los callos resultan muy dolorosos y pueden causar molestias al caminar.

Remedios caseros

No se deben rebajar los callos con una navaja u hoja de afeitar, ya que podria causar hemorragias o infecciones.



Tampoco resulta conveniente los medicamentos anticallos, que se venden sin receta médica, ya que contienen un ácido que puede causar ulceraciones potencialmente peligrosas en los tejidos sanos.



Los remedios naturales ofrecen una mejor alternativa en esta situación.




Remedio casero para los callos #1:

Baños de pies

Para desaparecer los callos, se debe realizar baños de pies con una infusión compuesta de 2 cucharadas soperas de celidonia y 1 cucharada sopera de vinagre.



Se debe, para preparar la infusión, poner a hervir dos tazas de agua en un cazo, se retira del fuego, se añade la celidonia y se cubre. Luego se deja reposar durante 10 minutos y filtra la infusión. Luego, se añade el vinagre. Se pone en un balde y se sumerge los pies y se deja sumergidos durante 20 minutos. A continuación, se aclara los pies con agua tibia y se seca cuidadosamente.



Remedio casero para los callos #2:

Cataplasma

En aplicación externa, el ajo tiene la propiedad de ablandar las verrugas, los callos y demás formaciones córneas. Por ello, se recomienda hacer una cataplasma con 1 diente de ajo y 1 cucharada de postre de aceite de oliva.



Se debe pelar y picar finamente el ajo, se añade el aceite de oliva y mezclan ambos ingredientes hasta que obtengas una pasta espesa. Se aplica la cataplasma directamente sobre el callo. Se cubre con una tirita o un esparadrapo y deja actuar la cataplasma durante toda la noche.


remedios caseros para los callos



Remedio casero para los callos #3:

Cataplasma otra variante

Se puede utilizar nuevamente el ajo, pero en esta ocasión mezclado con dos cucharaditas de jugo de limón y una de manzanilla (chamomile). Se debe cubrir con una bolsa de plástico durante cinco minutos, se enjuaga los pies con agua tibia y se quita la capa de piel muerta con una piedra pómez.



Remedio casero para los callos #4:

Callos en los dedos

Un remedio para combatir los callos en los dedos consiste en mezclar dos tabletas trituradas de aspirina con una cucharadita de jugo de limón y una de agua. Se debe untar con esta pasta los callos y se cubre los dedos con bolsas plásticas de sandwiches. Se debe poner, luego,, un par de calcetines de nailon para mantenerlas las bolsas en su sitio y se mete los pies debajo de una almohadilla de calor eléctrica en lo más bajo por diez minutos



Remedio casero para los callos #5:

Otros remedios naturales que se pueden usar consisten en masajear los callos dos veces al día con gel de áloe vera, aceite extraído de cápsulas de vitamina E o aceite de castor.



Remedio casero para los callos #6:

Elaborar una crema con 5 cucharadas de lanolina que se deben fundir en baño María. Luego, calentar aparte 3 cucharadas de aceite de almendra, 3 de glicerina y dos gotas de aceite esencial de espliego. Añadir a la crema aún caliente. Dejar reposar y guardar en un recipiente hermético. Masajear a diario los pies, especialmente la zona donde se encuentra el callo, con esta crema.



Consejos, recomendacines y trucos

para ayudar a curar y prevenir los callos



Existen algunas recomendaciones como las siguientes:

Llevar un zapato cómodo que no produzca ninguna rozadura y evitar el uso de zapatos con tacones excesamente altos que al forzar la posición de los dedos de los pies, favorecen la aparición de callos.

Llevar siempre calcetines y medias de fibras naturales.

Antes de ir a dormir, se recomienda aplicar una crema hidratante para evitar que la piel se reseque.

Después de remojarse los pies en agua, puede pasarse por los callos piedra pómez, una lima para callos, un cepillito de uñas, una toalla rasposa o un puñado de sal húmeda y luego, después de enjuagarse y secarse, puede humectarse los pies con crema para las manos, vaselina, manteca vegetal blanca o una mezcla de dos cucharaditas de aceite vegetal y una de vinagre de sidra.

El comer en abundancia alimentos ricos en potasio, tales como bananas y vegetales de hojas y tomar todos los días un vaso de jugo de manzana o de arándano agrio pueden ayudar a evitar su aparición.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada